La rebelión popular en Nicaragua ha comenzado a botar los “árboles de la vida”, estructuras de metal que son el símbolo del poder autoritario del presidente Daniel Ortega