LA PLATA.– El Pincha impidió que el Estadio Ciudad de La Plata se convirtiera en un elefante blanco; le dio vida y color. El Único le permitió a Estudiantes jugar de local en su ciudad más de 200 partidos; lo hizo sentir como en casa. Tuvieron química desde el principio al fin, que fuela victoria de la noche del viernes por 1-0 sobre Talleres de Córdoba. Fueron felices.