El número confirmado de muertos por la epidemia de un nuevo coronavirus ascendió a 361, con 57 nuevas víctimas fatales registradas en la provincia de Hubei, informaron el lunes (03.02.2020) autoridades sanitarias chinas.

En la misma región también se registraron 2.829 nuevos casos confirmados de contaminación, añadieron las fuentes, y con ello el total de personas infectadas ya asciende a 17.205 en todo el país.

De esta forma, el impacto del nuevo coronavirus ya superó el número de víctimas fatales causadas por la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) en 2002-2003, que provocó la muerte de 349 personas en la China continental.

El total de contagios en Hubei, el epicentro del brote, es de 11,177 y en Wuhan, la capital de la provincia, donde se cree que se originó el virus, se registraron 41 de los 57 nuevos decesos. Un total de
265 personas han muerto en esta ciudad por el virus.

En la cercana ciudad de Huanggang, unos 60 km al este de Wuhan, se reportaron dos nuevas muertes y 244 nuevos contagios.

Hubei ha estado en cuarentena virtual, con carreteras cerradas y transporte público clausurado. En otros lugares, China ha impuesto restricciones crecientes en viajes y negocios.

Especialistas creen que el nuevo coronavirus surgió en diciembre en un mercado de mariscos y pescados en la ciudad de Wuhan, que también era conocido por la comercialización clandestina de carnes exóticas.

La epidemia creció rápidamente y ya se tornó una emergencia mundial, con casos reportados en una veintena de países.

El domingo, Filipinas reportó la primera muerte fuera de China a causa de esta epidemia. Se trata de un hombre chino de 44 años que llegó a territorio filipino proveniente de Wuhan.

Los países del G7 -Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos, todos con casos ya confirmados de contaminación- tienen previsto discutir una respuesta conjunta a la epidemia.

Trump defiende veto a visitantes de China

El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió este domingo su veto a la entrada a EE.UU. de los extranjeros procedentes de China, mientras se confirmaba el noveno caso de coronavirus en su país y la Casa Blanca lamentaba que Pekín no haya aceptado hasta ahora su ayuda ante la crisis.

«Básicamente, hemos echado el cierre para que no entre desde China», afirmó Trump durante una entrevista emitida por la cadena Fox News poco antes del inicio del Super Bowl.

«Les hemos ofrecido una ayuda tremenda (a China), somos los mejores del mundo para eso. Pero no podemos tener a miles de personas entrando (al país) que podrían tener este problema, el coronavirus», añadió el mandatario.

Las declaraciones de Trump se emitieron poco antes de que entrara en vigor, a las 17.00 de este domingo (22.00 GMT), la prohibición temporal de entrada a Estados Unidos de los extranjeros que hayan visitado China en los últimos 14 días, una medida que el Gobierno estadounidense anunció el pasado viernes.

Además, se someterá a una cuarentena obligatoria de 14 días a los estadounidenses que hayan visitado la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, según el Departamento de Salud de EE.UU.