Decenas de miles de nicaragüenses protestaron para honrar a los niños asesinados en más de dos meses de crisis en el país, pero la marcha terminó teñida de sangre